Colonia del Sacramento | Uruguay

Pequeña, simpática y acogedora
La ciudad antigua nos hace sentir parte de la historia del Río de la Plata, es el área más rica en el aspecto histórico y turístico

 

A par­tir del “Portón o Puerta de campo” eri­gi­do en 1745 jun­ta­men­te con el puen­te leva­di­zo ten­di­do sobre el foso por el Gobernador por­tu­gués impul­sor de la cons­truc­ción de la ciu­dad y sus acti­vi­da­des, hoy res­tau­ra­do, un paseo a pie por las anti­guas calles de pie­dra, pla­zas y rin­co­nes del casco his­tó­ri­co nos ofre­ce­rá las mayo­res moti­va­cio­nes de nues­tro inte­rés.
 
La Iglesia Matriz, al cos­ta­do de la Plaza de las Armas, con sus anchos muros, sus alta­res y her­mo­sas tallas es la más anti­gua del país. En 1731 el arqui­tec­to Toribio la remo­de­ló dán­do­le un carác­ter neo rena­cen­tis­ta. La calle de los sus­pi­ros, antes calle “ansi­na”, es muy angos­ta y su aspec­to recuer­da a Lisboa del Siglo XVIII.
 
En torno a la Plaza Mayor se encuen­tran varios Museos, entre ellos, el Museo Portugués ins­pi­ra­do sobre el mode­lo de un edi­fi­cio de Coimbra; fue cons­truí­do entre 1717 y 1720 e inau­gu­ra­do en 1727. 
 
El Museo Español en la esqui­na de las calle de San José y de España, es una cons­truc­ción por­tu­gue­sa y con­ser­va el esta­do ori­gi­nal en su mayor parte per­te­ne­cien­do a la pri­me­ra mitad del Siglo XVIII, estan­do inte­gra­do por dos peque­ños edi­fi­cios que ori­gi­nal­men­te habían sido  cons­trui­dos para el comer­cio. 
El con­ven­to de San Francisco tam­bién corres­pon­de a una de las más anti­guas cons­truc­cio­nes, sus anchos y ele­va­dos muros de pie­dra aún se man­ti­e­nen de pie. En  1857 se le agre­gó la torre actual FARO con 31 mts. sobre el nivel del mar.
 
El Museo Municipal, edi­fi­cio por­tu­gués muy refor­ma­do en el perío­do espa­ñol, con­ser­va abun­dan­te mate­rial de inte­rés, del Real de San Carlos y de la vida social de la Colonia pasa­da. 
El Real de San Carlos reci­be su nom­bre por haber sido cons­truído en los lla­ma­dos Campos del Rey (por Carlos III). Allá por el año 1762 en esta zona se loca­li­zó su cam­pa­men­to de bata­lla para tra­tar de tomar la ciu­dad que esta­ba en poder de los por­tu­gue­ses. Actualmente se encuen­tra inte­gra­da por la capi­lla de San Benito de Palermo y el com­ple­jo Nicolás Mihanovich com­pues­to por la Plaza de Toros y el Frontón de pelo­ta a pale­ta. La plaza de Toros es de una arqui­tec­tu­ra neta­men­te mora que comen­zó a fun­cio­nar el 9 de enero de 1910.
La UNESCO ha reco­no­ci­do a esta joya del pasa­do colo­nial como Patrimonio Cultural de la Humanidad  al Barrio Histórico de Colonia del Sacramento.
Recorrer sus calles a  la luz de los vie­jos faro­les ó escu­char el redo­blar de tam­bo­res al ritmo del can­dom­be es un pla­cer que este lugar ofre­ce a quién lo visi­ta, ade­más de poseer una muy buena hote­le­ría y ser­vi­cios gas­tro­nó­mi­cos como tien­das de arte­sa­nías y anti­güe­da­des.




Galería de imágenes